×
Cadena 3

En pantalla duele menos

3 modelos de infidelidad que el cine convirtió en clásicos

Desde la furia imparable de Érica Rivas en Relatos Salvajes al sacrificio de Meryl Streep en Los Puentes de Madison, una temática que siempre está de moda.

27/04/2021 | 15:35

Fuente infinita de guiones antológicos, la infidelidad le ha aportado al cine un sub género que mezcla drama y romance y que se alimenta con manifestaciones propias de la vida cotidiana que aseguran enfoques novedosos en un tema viejo como el mundo. Y la vigencia está garantizada porque todos los días pasa algo que reactualiza el problema.

En estos días, algo que le puede ocurrir a cualquier ser humano en el ignoto ámbito de su círculo estrecho, adoptó un publicitado tratamiento mediático después que la esposa de un conductor de la televisión argentina descubriera en el celular del personaje en cuestión las pruebas de su infidelidad y, como desahogo, optara por llamar a un programa de chimentos para contar con pelos y señales el engaño del que había sido víctima.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

Salvando las distancias que hay entre realidad y ficción, el desborde emocional de la mujer que se sintió compelida a difundir su padecimiento se parece a la reacción de Romina (Érica Rivas), la novia que en el episodio “Hasta que la muerte nos separe” de la película Relatos Salvajes, quien advierte que hubo contacto estrecho entre su consorte y una invitada a la boda e inicia un periplo vengador que no deja títere con cabeza y transforma la fiesta en un campo de batalla.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Saber o no que el ser amado tiene su corazón y su cerebro puestos en otra persona adquiere a veces la caprichosa forma del azar. Ejemplo cabal del tema es una de las mejores películas de Woody Allen, “Match Point”.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Precisamente la historia comienza con una pelota de tenis que, en cámara lenta, llega a la red, rebota y la imagen se congela allí mientras una voz en off advierte que podría cambiar el resultado del partido. Chris Wilton (Rhys Meyers) se casa con su alumna de tenis, la millonaria heredera Chloe (Emily Mortimer). Su padre (Brian Cox) ayuda a Chris, que consigue un trabajo en una empresa de inversiones y toma clases de economía y negocios. Mientras, se reencuentra casualmente con Nola (Sacarlett Johansson) que había regresado a Londres y comienza un romance clandestino con ella. El relato se precipitará por un imponderable, exactamente como ese partido que se ve en la apertura y que es la metáfora perfecta para explicar las derivaciones de la infidelidad.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Muy lejos de la explosión de furia de Relatos Salvajes y del frío cálculo de la pareja de la obra de  Woody Allen, está la exquisita relación que forjan a lo largo de cuatro días Francesca (Meryl Streep) y Robert Kincaid (Clint Eastwood) en “Los Puentes de Madison” mientras el marido de ella visitaba una feria  agrícola en otra ciudad.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

En esa película no hay testigos del amor prohibido y la existencia del romance sólo es conocido por los hijos de ella cuando , tras su muerte, abren el testamento y se enteran del destino que ella pide le den a sus cenizas. La producción que dirigió el propio Eastwood es una de las cinco mejores películas románticas de la historia y la delicadeza con la que aborda el tema de la infidelidad la convierte en una obra de arte.

Aquí el tema está indisolublemente unido al deber. La frase clave del filme está a cargo del personaje masculino y es, sin dudas, “no quiero necesitarte porque no puedo tenerte”, poco después de que ella dejara claro que pese al intenso sentimiento que había surgido entre ambos, no dejaría a su familia para vivir el romance en plenitud.

Te puede interesar

¿Cómo funcionan las armas de utilería que se usan en cine?

Tragedia en el set: cuando la realidad imita al arte

"Lluvia" de estrenos en el cine: terror, nacional y más

Lo último

El documental de Britney: buenas intenciones que no alcanzan

Argentina ya tiene a su candidata para los premios Oscar

¿Cómo funcionan las armas de utilería que se usan en cine?

Tragedia en el set: cuando la realidad imita al arte