Cadena 3

Arenas Movedizas

El estallido de la furia adolescente

Drama atrapante en  un colegio de los suburbios de Estocolmo, al que concurren dos tipos de estudiantes: los ricos y los obscenamente ricos.  

09/03/2021 | 08:24

Arenas Movedizas comienza con una masacre en una escuela. Maja (Hanna Ardéhn), alumna de uno de los cursos superiores, tiembla y mira sin ver, como si fuera incapaz de entender la magnitud de la tragedia.

Sus ropas están manchadas de sangre. La policía la saca del aula que ha vivido el infierno de esos tiroteos letales y sorprendentes que con una frecuencia alarmante alimentan la crónica roja de los Estados Unidos. Pero esta vez el escenario es un colegio de los suburbios de Estocolmo, al que concurren dos tipos de estudiantes: los ricos y los obscenamente ricos.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Maja revista en la primera categoría y su novio Sebastian (Félix Sandman) en la última. Para el chico es más o menos normal aparecer el lunes en la casa de su compañera en un Mercedes y, la siguiente jornada, en un Porsche recién sacado de la concesionaria. O invitarla a navegar en el yate familiar y esperarla en cubierta con la tripulación formada y las copas de champagne listas para el brindis. Para ellos, la prosperidad es algo más que una palabra, aunque les sirva de poco porque pronto aparecerán detalles que remiten no tanto a la tristeza de los poderosos, sino más bien a una preocupante ausencia de empatía.

Esa condición es valiosa para entender la historia aunque conspira contra los espectadores, a los que les cuesta encontrar personajes con los que pueda identificarse. La serie sueca resuelve todo el peso argumental en seis capítulos.

Arenas Movedizas se basa en la novela homónima de Malin Persson Giolito y la adaptación del guión corrió por cuenta de Camilla Ahlgren, una escritora que alcanzó la cumbre de su carrera con algunos de los episodios de Bron/Broen (El Puente), la coproducción sueco-danesa que ha conquistado audiencias de Europa y América.


Te puede interesar

Ahora sabremos cómo hacen los Simpson para predecir el futuro

Llegó el final y aunque lo necesitemos, ya no podremos llamar a Saul

La película de terror en Netflix que muchos sugieren no ver

Lo último

El cine argentino lucha por recuperarse tras el bajón que generó la pandemia

Las emotivas películas infantiles que nos hacen llorar

Ahora sabremos cómo hacen los Simpson para predecir el futuro

Llegó el final y aunque lo necesitemos, ya no podremos llamar a Saul