Cadena 3

Punto de inflexión

El juicio Depp-Heard visto con ojos argentinos

La abogada Andrea Amigo lamenta el proceso paralelo que se desarrolló en las redes y la exposición pública de la intimidad de los protagonistas.

02/06/2022 | 10:52

Por María Rosa Beltramo

El juicio que Johnny Depp le ganó a su ex Amber Heard fue seguido, en las audiencias más importantes, por un millón de personas que ingresaban al canal de YouTube Law and Crime para meterse en el tribunal de Fairfax y no perderse las alternativas del proceso.

Una de las espectadoras privilegiadas del proceso que concluyó el miércoles 1 de junio es la abogada penalista Andrea Amigo, todavía sorprendida “por el juicio mediático paralelo que tuvo por escenario las redes sociales donde, claramente, la víctima fue ella, Amber Heard”.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

En opinión de la letrada “las burlas y los ataques que recibió la mujer, más allá de lo que haya pasado dentro del tribunal han sido asombrosos”. Se refiere, naturalmente, al show de memes que cada día salían disparados en medio de las audiencias y que ,a todas luces , la mostraban a ella al borde del ataque de nervios y a él, salvo excepciones, espléndido y ganador, lo que finalmente se tradujo en la sentencia, aunque la majestad de la justicia no dependa ni tenga nada que ver con esa fuente de humor, ironía y crítica social que son las fotos y videos que circulan libremente por las redes.

“En el caso de la ex esposa de Depp estaba claro que había momentos de violencia de parte de él hacia ella .Si me preguntan qué puede pasar en nuestro país ante un hecho similar, ojalá que esto que se ha visto de las burlas y de los ataques en redes no logren que las mujeres den marcha atrás en la decisión de denunciar hechos de violencia”.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Andrea Amigo reivindicó lo que se ha podido lograr en la lucha de las mujeres por sus derechos y dijo que confía en que “continúen denunciando las agresiones y los ataques , por supuesto sobre bases ciertas y sobre pruebas”.

Par la abogada no hay riesgo de que el fallo a favor de Depp implique alguna clase de retroceso en la lucha de las mujeres por hacer valer sus derechos. “Es un caso puntual, aislado y pintoresco porque involucra a gente popular, conocida, pero no todos los hombres tienen el carisma de Johnny Depp. Y obviamente son muchísimas más las mujeres que están pidiendo justicia por maltrato que aquellas que presentan una denuncia falsa”.

En las jornadas más controvertidas del juicio, la jueza tuvo que hacer grandes esfuerzos para que no hubiera desbordes. En más de una ocasión tuvo que echar de la sala a quienes se negaron a seguir el protocolo estricto impuesto para impedir que el proceso se convirtiera en un circo.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Durante las seis semanas hubo fanáticos apostados en las inmediaciones de tribunales y si no acamparon en los jardines del edificio fue sólo porque la magistrada advirtió que serían desalojados. Lo cierto es que, entre lo que dijeron los testigos, y las notas que daban los abogados y los propios protagonistas en las pausas de las audiencias, hubo millones revisando la intimidad de lo que durante 15 meses fue un matrimonio.

Andrea Amigo está en desacuerdo con exponer de ese modo a las personas. “Transmisión en vivo de este tipo de cuestiones tan privadas y tan sensibles , para ambas partes, hombres y mujeres; esta manera genera una exposición de zonas muy sensibles que en un futuro puede tornarse muy peligrosa. Tiene que haber maneras de proteger a las personas que participan de un proceso".

Te puede interesar

Amber Heard evalúa realizar una película porno para poder pagarle a Johnny Depp

Tras el juicio, se filtró la primera foto de Johnny Depp actuando

Qué dijeron Johnny Depp y Amber Heard tras la sentencia

Lo último

Ahora sabremos cómo hacen los Simpson para predecir el futuro

Llegó el final y aunque lo necesitemos, ya no podremos llamar a Saul

Hasta el FBI está metido en la pelea entre Brad Pitt y Angelina Jolie

Hollywood se tomó 50 años para pedirle perdón a una actriz