Cadena 3

Película candidata al Oscar

"El poder del perro" consagra a Benedict Cumberbatch

La dirige Jane Campion, es un western que transcurre en Montana y tiene una fuerte carga dramática, respaldada por excelentes actuaciones.

06/12/2021 | 10:17

Por María Rosa Beltramo.

Los que se jactan de tener dotes premonitarias aseguran que la película “El poder del perro” tiene un intenso aroma a Oscar y que su protagonista, Benedict Cumberbatch, se anotará con una de las candidaturas a mejor actor protagónico. Falta mucho para saber si aciertan, pero al menos vale la pena invertir 126 minutos en tratar de verificar si es tan buena como dicen.

La incorporó Netflix a su oferta de diciembre, tiene el atractivo siempre vigente de los western pero es un drama que podría desarrollarse en cualquier otro ámbito y aún en un tiempo distinto, aunque la geografía inmensa y agreste de Montana, un rodeo a comienzos del siglo pasado y el carácter que, se supone, forjan los cowboys en relación a esos espacios inmensos, termina justificando el género.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Basada en la novela que publicó en 1967 Thomas Savage, el título refiere a un salmo, "Libra mi alma de la espada, del poder del perro mi vida”. La dirigió la neozelandesa Jane Campion y se caracteriza por varias actuaciones impecables y una excepcional, la de Cumberbatch, que asume el rol de Phil, uno de los Burbank; el malo y también el más brillante .

Su contrafigura es George (Jesse Plemons), considerado y siempre dispuesto a intentar componer lo que desarma su hermano con el que comparte la propiedad de una costosa hacienda cercana a Salt Lake City, en la que ambos trabajan a la par de sus empleados. El año es 1925, los Burbanks son poderosos aunque sólo el más problemático parece disfrutar con módicas demostraciones de ejercicio despótico de su condición de patrón.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Phil es de los que tras una rápida observación de la escena saben exactamente cómo dañar a la mayor cantidad de gente, con un mínimo esfuerzo. Si descubre que los comensales están disfrutando de la música gracias a un pianista improvisado, ordena callarlo para no alterar el silencio de la cena.

Y si repentinamente se cruza con el silencioso Peter (Kodi Smit-McPhee), el hijo de la dueña de la posada, lo primero que se le ocurre es cuestionar su aspecto y a continuación, reducir a cenizas los arreglos florales de papel que preparó con tanto esmero el jovencito.

Pero si hasta ese momento la cosa no pasa de maldades al paso y como al descuido, habrá que prepararse para lo que pueda ocurrir cuando poco después de una corta ausencia, George retorne con la novedad que se ha casado con Rose (Kirsten Dunst) la dueña del restaurante. Vale la pena espiar la reacción de Phil y sus futuros pasos ante la inesperada noticia.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Hay que decir que la vida que le espera a Rose en las proximidades de su cuñado no es recomendable para un espíritu sensible como el de ella. Como estrategia publicitaria los productores de “El poder del perro” revelaron detalles del rodaje, con la colaboración de Benedict y Kirsten, quienes se encargaron de difundir que, para darle más verosimilitud a los personajes que les tocó interpretar, jamás se dirigieron la palabra fuera del set.

El actor británico explicó que le rindió mucho meterse en el papel y odiar a la esposa de George sin interrupciones. Ella, por su lado, sostuvo que tampoco quería desprenderse del miedo que le inspiraba él, aunque para no seguir confundiendo a la audiencia aclaró que no fue fácil armar un vínculo tan oscuro con alguien que en la vida real -subrayó la actriz- es extremadamente educado y encantador.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Pero Phil es áspero y hábil para detectar el talón de Aquiles de quienes lo rodean. Y Rose es insegura. Uno de los momentos relevantes de la película se registra cuando la mujer, a instancias de su marido, que ha planeado recibir en la casa a sus padres y al gobernador del estado, se prepara para tocar el piano.

Ella sabe que no está a la altura pero el solícito reclamo del marido la fuerza a ensayar una y otra vez un tema que cada vez sale peor y que termina por convertirse en un imposible cuando desde su cuarto, y sin decir palabra, el malo de los Burbank toma su banjo e interpreta una estupenda versión de la melodía que no sale en el piano, en un contrapunto que termina por desmoronar a la mujer.

A esa altura de la narración es preciso prestarle atención a los cambios que comienza a experimentar el carácter de Phil en relación con otros personajes de la historia como el indescifrable Peter, a quien se ha empeñado en endurecer, preparándolo para que asuma algunas de las tareas propias de un vaquero.

Metido a instructor, intenta transmitir las enseñanzas que dice haber recibido de Bronco Henry un cowboy mítico que en su relato se agiganta y al que le atribuye condiciones míticas. Benedict Cumberbatch sabe transmitir un mundo de sensaciones sin decir demasiado. El tipo cruel, empeñado en dañar lo que se cruza en su camino, de pronto se muestra atento y demasiado pendiente del entorno.

Hay varios duelos actorales en la película de Jane Campion; todos tienen en uno de sus extremos al actor británico, uno es con Kirsten Dunst, otro con el medido Jesse Plemons que le sirve a la directora para dejar blanco sobre negro las diferencias y, sobre todo, con Kodi Smit-McPhee, un intérprete excepcional.

Te puede interesar

"Archivo 81": un auténtico regalo para los fans del terror

Woody Allen, espías, animación y más: los 4 estrenos de cine

El Globo de Oro consagra a El poder del perro y Succession

Lo último

Arnold Schwarzenegger protagonizó un fuerte choque múltiple

"Archivo 81": un auténtico regalo para los fans del terror

Carlos Gardel tendrá su serie, de la mano de Luis Ortega

La película para la que Will Smith eligió un vino mendocino