×
Cadena 3

El encanto de lo prohibido

El romanticismo da batalla con "La última carta de amor"

La película de Netflix que recoge el intercambio epistolar de dos amantes en la época que no existía el WhatsApp es éxito en todo el mundo. Un género que nunca falla.

05/08/2021 | 10:24

Por María Rosa Beltramo.

"Querida, no vivo cuando no estoy contigo" puede leerse en el encabezado de un papel que emerge apenas de un sobre en el comienzo de "La última carta de amor". La frase está tomada de la novela Adiós a las Armas de Ernest Hemingway y seguramente la directora Augustine Frizelle eligió algo escrito por un premio Nobel de Literatura para darle carácter a un intercambio epistolar que aunque es trascendente para sus protagonistas, podría sonar cursi para los que no participan de ese sentimiento.

Más de un crítico ha sostenido los últimos días que es inesperado el éxito global de una película que pone el romanticismo explícito por encima de cualquier otra virtud. En realidad, no es sorprendente que le guste a tanta gente si consideramos que está basada en el best seller de la británica Jojo Moyes que se tradujo a 33 idiomas y vendió 3 millones de ejemplares.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

La trama une a la periodista Ellie Haworth (Felicity Jones) con una historia de amor, deseo y traición ocurrida a mediados de los 60. La forma en la que accede a ese episodio añejo y conmovedor es a través de unas cartas que llegan a sus manos por casualidad cuando está buscando elementos para una nota y que le revelan un universo oculto y atractivo del que cada día pretende saber más.

Aunque lo ocurrido emerge de manera imperfecta y parcial, la cronista del London Chronicle adquiere la certeza de que es amor auténtico lo que unió a Jennifer Stirling (Shailene Woodley), esposa del empresario Laurence Stirling (Joe Alwyn) y a Anthony O´Hare (Callum Turner), un periodista financiero que debía reseñar la tarea del poderoso hombre de negocios.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

"La última ..." tiene todo lo que se espera que muestre una película de amor. Una pareja que camina de la mano por la Riviera francesa bajo un sol cegador y después se encuentra en un otoñal parque londinense mientras una brisa suave desnuda los árboles y suena una música de violines.

El recurso será trillado pero es de los más efectivos: el destino se interpone trágicamente para impedir la unión de los amantes. Hay una cita en el andén de una estación que queda en suspenso y un accidente inoportuno que se encargará de postergar los planes de los amantes.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

Existe un contraste marcado entre la actualidad y los años 60 que se traduce no sólo en la música, el vestuario -diseñado por Anna Robbins, la misma de Downtown Abbey- y la forma de comunicarse de las parejas, sino también en la pretendida profundidad de los sentimientos.

Ellie se despierta al lado de un hombre cuyo nombre ignora después de una salida nocturna que terminó en sexo casual. A continuación la cámara retorna al pasado y se recrea en la conexión de Jennifer y Anthony que se miran embobados, mientras crece en ellos la determinación de empezar una nueva vida, juntos.

Augustine Frizzell, la directora, es conocida por su participación en la serie de televisión Euphoria. Otro de sus títulos más populares es la película Never Goin’ Back.

En el elenco está Nabhaan Rizwan que interpreta al encargado del archivo que ayudará a Ellie a encontrar las cartas y, por supuesto, le robará el corazón.

Lo bueno de la película es que su realizadora se animó a zambullirse en el romanticismo sin ocultarlo tras algún planteo más intelectual. Los violines suenan cuando el espectador quiere escucharlos, las cartas van y vienen con promesas de amor eterno sin que la dura realidad cambie ni una coma y los amantes se quieren de una vez y para siempre. Y después hay gente que se pregunta las razones del éxito de “La última carta de amor”.

Te puede interesar

La popular Sex Education volvió a Netflix con otra temporada

5 películas con grandes historias basadas en hechos reales

Refuerzan el catálogo de Netflix con otra de Bruce Willis

Lo último

Un pueblo cordobés amaneció nevado gracias a una película

La popular Sex Education volvió a Netflix con otra temporada

5 películas con grandes historias basadas en hechos reales

Refuerzan el catálogo de Netflix con otra de Bruce Willis