Cadena 3

Comedia romántica

"Mejor...imposible", los 25 años de una película perfecta

Jack Nicholson se volvió más obsesivo que su personaje porque quería que cada detalle valiera la pena. El film le hizo ganar su tercer Oscar.

10/05/2022 | 10:01

Por María Rosa Beltramo

Hace por lo menos un lustro que Jack Nicholson dejó de dar notas y sólo ha tenido en todo este tiempo una fugaz reaparición en el estadio de sus amados Lakers, por eso habrá que festejar los 25 años de una de sus mejores películas, “Mejor…imposible” (disponible en Paramount+) sin preguntarle a él algunos de los trucos que empleó para que el público terminara amando a su personaje, después de odiarlo con alma y vida al principio.

Jack es Melvin Udall, el escritor que es capaz de crear textos románticos que las mujeres adoran y necesita 15 minutos para entrar a su propia casa porque sufre de toda clase de TOC y necesita repetir a la exasperación maniobras que el resto de la humanidad hace automáticamente y que en él requieren de reiteraciones permanentes.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

Gracias a esa comedia romántica Nicholson pudo alzar su tercer Oscar y Helene Hunt, la moza que termina por enamorarlo, también tuvo su estatuilla con la que establecieron nuevos récords y dieron por tierra con eso de que Hollywood disfruta del género pero no lo bendice con ese premio que suele reservar para el drama.

Hablando precisamente del Oscar, en la ceremonia de 1998, cuando el nombre de Jack Nicholson fue anunciado como ganador a Mejor Actor, subió al escenario esquivando algunas baldosas, imitando a su personaje que caminaba de ese modo, siempre por la misma vereda, entre su departamento y el restaurante al que llevaba sus propios cubiertos.

Nicholson dedicó su Oscar al actor J.T. Walsh con el que hizo lo que en Argentina se dio como “Código de honor” y en el original se tituló “A few good men” (1992), que murió poco después de los Premios de la Academia en ese mismo año.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Cualquiera creería que tratándose de un actor dramático tan poderoso, a Nicholson el personaje le saldría con relativa facilidad, pero tanto el director James Brooks como sus compañeros Helen Hunt y Greg Kinnear han revelado que se volvió obsesivo intentando hacerlo creíble.

Le fue tan bien que la comedia regala una de las escenas románticas más comentadas del cine mundial. Esa que termina con la declaración “haces que quiera ser un hombre mejor” en el restaurante donde Melvin no puede más con tanto amor pero tiene las dificultades de siempre para manifestarlo.

El sentimiento que Carol experimenta por el escritor empieza por el agradecimiento porque él, ha movido influencias para que un médico atienda al pequeño que literalmente vive enfermo , siempre al borde de las convulsiones por picos febriles.

Cuando casi mágicamente le devuelve la salud, Carol decide manifestar su gratitud con una carta que pretende leerle a Melvin cuando se sienta a comer. La actriz Helene Hunt hizo una toma que incluyó la lectura completa de una carta de 18 páginas.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

“Mejor…imposible” alterna momentos humorísticos y románticos que le permiten al público ir de la carcajada a las lágrimas de una escena a otra. Nicholson brilla desde el primer minuto al final de la película. Tiene parlamentos gloriosos que apoya con una actuación soberbia.

Hay pasajes del film enteramente dedicados a su perfil irónico, como cuando una fanática de sus libros le pregunta como hace para describir tan bien a las mujeres. “Para escribir sobre mujeres pienso en un hombre, y le quito la razón y la responsabilidad” (Incluída por Brooks y Mark Andrus pero textual de escritor John Updike)

Te puede interesar

Terror del bueno y aventura canina: los estrenos de cine

Lightyear "la rompió" en Argentina, pero le fue mal afuera

Subastan el hacha que Jack Nicholson usó en El Resplandor

Lo último

La nueva película de acción que es una joya para el finde

La abogada de Johnny Depp salvó a un hombre en pleno vuelo

3 comedias escandinavas para maratonear

Intimidad: cómo sobrevivir a la difusión de un video sexual