Cadena 3

Dolor en Francia

Murió el actor Jacques Perrin, recordado por Cinema Paradiso

El intérprete francés era conocido por el rol de Salvatore adulto en el multipremiado film. También actuó en la aclamada película "Los Coristas" de 2004, entre muchísimas obras importantes. 

21/04/2022 | 22:29

El actor francés Jacques Perrin, recordado por el actuar en el drama italiano "Cinema Paradiso", falleció este jueves en París a los 80 años, informó la familia del además productor cinematográfico.

"Ha fallecido en paz", comunicó la familia del intérprete, también conocido por "Los coristas" (2004) y que tuvo una filmografía de más de 70 películas.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Además, Perrin participó en obras de teatro, produjo películas de Costa Gravas y Jean-Jacques Annaud y dirigió documentales.

"La familia se entristece profundamente al informar del fallecimiento del cineasta Jacques Perrin, que murió el jueves 21 de abril en París. Ha fallecido en paz", anunciaron sus allegados en un comunicado.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Nacido en París en 1941, tuvo su debut en cine a los cinco años y en los ‘50 inició una carrera profesional que lo hizo muy reconocido en la industria audiovisual francesa.

Agnès Varda, Jacques Demy, Costa Gavras, Vittorio de Seta, Pierre Schoendoerffer y Giuseppe Tornatore lo dirigieron en películas como "Le Crabe-tamour", "Las señoritas de Rochefort", "Cinema Paradiso" o "Los coristas", con éxito de taquilla mundial.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

También fue galardonado con el premio César al mejor productor por el documental "Microcosmos: La gente de la hierba" en 1997.

Te puede interesar

Clooney y Julia Roberts, juntos en una nueva comedia de amor

Murieron en un vuelco dos actores que filmaban para Netflix

Murió ahogada Mary Mara, actriz de La ley y el orden y ER

Lo último

5 curiosidades de la cuarta temporada de "Stranger Things"

Elenco perfecto en la aventura y comedia de época Ámsterdam

El documental que promete ser el más inquietante de Netflix

Anatomía de un escándalo: la realidad imita al arte