×
Cadena 3

Serie estreno en Netflix

Qué puede esperar el acusado, si su abogado está preso

Con “For life: cadena perpetua” consiguieron darle una nueva vuelta de tuerca a las historias de detenidos que ejercen su propia defensa.

11/08/2021 | 11:22

Por María Rosa Beltramo.

“For life: cadena perpetua” es una de las nuevas series que incorporó Netflix y que tiene el encanto singular de que el protagonista, Aaron Wallace (Nicholas Pinnock) es un recluso que en los primeros seis años de cautiverio estudió, se recibió de abogado y , al comienzo de la historia, se le permite oficiar como defensor de casos penales ante los tribunales de Nueva York. Hay más de un guión sobre letrados que, ante determinadas acusaciones, ejercen su propia defensa. Aquí, en cambio, dieron otra vuelta de tuerca y el preso/abogado patrocina a algunos de sus compañeros de prisión.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

El guión fue escrito por Hank Steinberg y está lejanamente inspirado en el caso de Isaac Wrigth Jr., un condenado a cadena perpetua que estudia y se recibe para tratar de conseguir que la justicia revoque la cadena perpetua que le dieron por un crimen que no cometió. 

Las similitudes se detienen allí porque parte de los méritos de la serie descansan en los otros juicios que protagoniza un hábil Wallace, que no lo involucran directamente aunque la fama que va adquiriendo lo malquistan con un aspirante a jefe de los fiscales que, oh casualidad, es quien lo ha puesto entre rejas después de asegurarse de una condena tan ejemplar como injusta.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

“For life…” tiene un elenco sólido para afrontar algunas sub tramas que, además de la principal que sigue las posibilidades de liberación de alguien injustamente encarcelado, contribuyen a enriquecer un típico drama tribunalicio, que aspira a lograr cierta trascendencia por el abordaje de distintos temas entre los que destacan la inclusión, los prejuicios y los juegos del poder en el corazón de la justicia.

El rapero Curtis James Jackson III, más conocido como 50 Cent, es uno de los actores secundarios de la tira y además uno de los productores. “Sabía que iba a funcionar bien porque tiene un excelente guión -dijo- y si se vuelve popular ayudará a difundir el punto de vista de mucha gente que no tiene voz y que, a menudo, no encuentra justicia”.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

El músico, que aparece en los capítulos del final de la primera temporada luciendo una impactante dentadura, reforzada por detalles de oro, algo sabe de cárceles y condenas porque hace apenas 3 años, un juez de Manhattan lo condenó a pagar una multa de 5 millones de dólares por difundir un video sexual de la novia de un rapero rival. Por entonces se declaró en bancarrota y tuvo que admitir públicamente que era falso el estilo de vida que supuestamente vivía.

En la historia, además de los vericuetos legales que, al parecer, son siempre menos comprensibles para los afroamericanos que para el resto de la sociedad, está tratado el tema de las reformas carcelarias que impulsa la jefa de la prisión, Safiya Masry (Indira Varma), un personaje clave porque mucho de sus intentos profesionales colisionarán con su vida familiar, ya que está casada con Anya Harrison (Mary Stuart Masterson) que está en campaña como aspirante a la Fiscalía General de Nueva York.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

El otro candidato a ese puesto clave es Glen Maskins (Boris McGiver), el mismo que años atrás dirigió el equipo que condenó a Aaron y que hace del fracaso del preso/defensor un objetivo permanente, porque considera inadmisible que alguien sentenciado a perpetuidad por narcotraficante se desempeñe como abogado.

El guión de Hank Steinberg está escrito con inteligencia para mantener el interés, haciendo foco a veces en la vida familiar del protagonista -su esposa vive ahora con uno de sus mejores amigos -, las internas siempre peligrosas en el interior de la prisión, el rol de los guadiacárceles en todos los procedimientos irregulares (incluido el ingreso de drogas) y, lo mejor, la asistencia que Aaron Wallace le proporciona a sus compañeros de cautiverio. Vale la pena prestarle atención a la defensa del integrante de un grupo de supremacistas blancos que lo elige como patrocinante aunque él es afroamericano y sus representados lucen tatuajes de cruces esvásticas .

La primera temporada de “For life: cadena perpetua” está en Netflix y ya está lista la continuidad de la historia que promete nuevas injusticias y luchas por el poder y muestra a las prisiones como una suerte de laboratorio en el que casi nunca sucede nada bueno pero de vez en cuando florecen proyectos quiméricos que hasta pueden aportar la cuota de justicia que a sociedad demanda.

Te puede interesar

La popular Sex Education volvió a Netflix con otra temporada

HBO Max canceló una serie y ya juntan firmas para salvarla

5 películas con grandes historias basadas en hechos reales

Lo último

Un pueblo cordobés amaneció nevado gracias a una película

La popular Sex Education volvió a Netflix con otra temporada

5 películas con grandes historias basadas en hechos reales

Refuerzan el catálogo de Netflix con otra de Bruce Willis