Cadena 3

Política y suspenso

Realidad y ficción se mezclan en "Anatomía de un escándalo"

Algunos de los conflictos de la miniserie más vista de Netflix parecen sacados de la agenda de algunos políticos británicos.

20/04/2022 | 09:00

Por María Rosa Beltramo

Como si quisieran apuntalar desde los titulares de los diarios a la miniserie “Anatomía de un escándalo”, los británicos atraviesan , por estos días, un período especialmente crítico para su primer ministro, Boris Johnson, que tuvo que pedir perdón en el parlamento, por una docena de fiestas que lo tuvieron como protagonista cuando el simple acto de reunirse era una falta grave porque estaba prohibido por la pandemia.

La serie que es la más vista de los últimos días en la plataforma de streaming también muestra, en clave de ficción, distintas celebraciones que involucran a funcionarios de la corona británica en los que ocurrieron toda clase de excesos. En el caso de la historia que protagonizan Sienna Miller y Rupert Friend , el nudo argumental surge de la pluma de David Kelley (“Big Little lies” y “The Undoing”) pero cualquiera que lea noticias procedentes de Londres sabe que de vez en cuando alguno de los súbditos más encumbrados de la corona muestra su verdadera cara y los diarios se hacen un festín.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

En “Anatomía…” , Rupert Friend encarna a James Whitehouse, político conservador brillante, integrante de la Cámara de los Comunes y ministro del Interior, mejor amigo del primer ministro; esposo de Sophie (Sienna Miller) y padre de una niña y un niño, que en los primeros cinco minutos del capítulo inicial llega a la casa y, como si hablara del tiempo o de un partido de bridge, le confiesa a la mujer que ha mantenido un tórrido romance con una asistente durante seis meses. Y también, claro, que algunos detalles han trascendido y que el relato de sus andanzas podrá leerse en los tabloides del día o seguirlo en la tele.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Es sólo el comienzo porque el conflicto escala de manera exponencial a raíz de cuestiones que sería imperdonable revelar a quienes todavía no tuvieron ocasión de ver la miniserie, que resuelve en seis episodios una historia atrapante. Parte de la subtrama incluye esas clásicas fiestas de universitarios de las clases más poderosas ,condimentadas de drogas y alcohol en la se pueden rastrear los orígenes de personajes que después se distribuirán entre Downing Street y Wetsminter.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Es imposible no mezclar las disculpas que este martes pidió Boris Johnson con las que ofrece en la serie británica, el protagonista. Le va mejor al político de ficción que convence a conservadores y laboristas que lo suyo fue un desliz que no volverá a repetirse.

Johnson dijo que se presentaba “humildemente” ante el parlamento buscando el perdón y le contestó un coro de carcajadas indignas de semejante recinto. Pero volviendo a “Anatomía…”, la creación de David Kelley tiene todo lo que hace falta para mantener a la audiencia pegada a la pantalla, incluido el delicadísimo equilibrio de la pareja protagónica siempre al borde del abismo, la doble faz de un hombre aparentemente perfecto y la presunta normalidad de la conducta de los poderosos.

Te puede interesar

"Cadena perpetua": cómo sobrevivir a la injusticia

Netflix canceló una de sus comedias más recientes

Lo último

3 películas que están en Netflix y no dejan de ser tendencia

"The Boys" palpita su nueva temporada con un brutal tráiler

Revelan el tráiler de "La ira de Dios", thriller con Peretti

El largo y difícil camino de la homosexualidad en el cine