×
Cadena 3

Dolor en los medios

Se murió un periodista

 

12/04/2021 | 09:51

María Rosa Beltramo

María Rosa Beltramo

De haber sabido que nunca volvería tal vez se habría despedido así, como lo hizo, con un hasta mañana. Mauro Viale murió repentinamente el domingo y trabajó hasta el viernes en su programa de América. Sin intuirlo, ni temerlo, puso fin a una carrera de 50 años en la que se hizo de un nombre con la prepotencia del trabajo.

Sin el prestigio que otorga la pertenencia a determinadas redacciones y el pecado de intentar -y conseguir- récords de audiencia montando un show con las noticias, Viale fue un periodista de raza si en esa caracterización se incluyen dedicación excluyente, curiosidad y una preocupación constante por la comunicación, ejercida como una religión.

A los 73 años, ocupaba un segmento importante de la pantalla chica de lunes a viernes y era uno de los pocos que los domingos a la tarde conseguía sentar en el estudio a ministros, diputados, actores y representantes del oficialismo y la oposición capaces de ignorar la laxitud de esas jornadas en pausa, para someterse a una entrevista.

Después de años dedicados al relato futbolero, que lo cuenta entre los pioneros y, paradójicamente, los más sobrios, MV incursionó en las noticias y alternó radio y televisión, con suerte diversa. 

No siempre acertó con el tono del programa ni tampoco reunió el rating esperado, pero en los '90,antes del boom de los realities shows que llegaría en el nuevo siglo, fue capaz de armar una suerte de Gran Hermano que contribuyó a cimentar su popularidad y también, claro, a mellar su reputación.

Mediodía con Mauro se llamaba el programa que aprovechó como ninguno el hallazgo de drogas en el ya célebre jarrón de Guillermo Coppola y montó el escenario perfecto por el que desfilaron personajes que el tiempo dispersó, pero entonces se convirtieron en las figuras más populares del país.

Samanta Farjat, Natalia De Negri, Yayo Cozza y Fernanda Villar, entre otros, además del propio Coppola se juntaban cada mediodía frente a una audiencia cautiva y expectante, que seguía la evolución de una historia parecida a una buena telenovela, con el agregado de la amenaza permanente de detenciones y nuevos imputados.

Convertidos en el elenco estable del programa, siempre al borde de revelaciones de último momento, se peleaban, lloraban, prometían venganza o pedían clemencia y, en tanto, aumentaba el número de espectadores.

Viale es el de la pelea con Alberto Samid después de un reportaje provocador que bordeó el precipicio y que terminó a las trompadas, como si el conductor hubiera sido víctima de su propia estrategia. 

Criticado hasta el hartazgo por aquellos shows noventosos o por esa discusión fuera de cualquier escala, Mauro era también un cronista incansable, un productor lujoso, un comunicador capaz de buscarle la vuelta a la información para que le llegara a la gente y alguien capaz de enorgullecerse por enfrentar cada jornada laboral como un obrero de la noticia.

Te puede interesar

Se acerca el debut de las primeras ficciones post pandemia

Juan José Campanella deja su sello en "La Ley y el Orden"

Lo último

3 películas que ayudan a superar la adversidad

Avanzan las negociaciones para una secuela de "Joker"

Llegó el esperado tráiler final de "Un lugar en silencio 2"

Nuevo adelanto de Stranger Things 4: "¿Eleven, escuchas?"