Cadena 3

Comentario sin spoilers

Stranger Things: la gran ganadora del final fue la emoción

La serie creada por los hermanos Duffer despidió a su cuarta temporada en Netflix, con dos episodios que marcan el salto de calidad de esta parte. Todo quedó servido para el cierre. 

04/07/2022 | 15:30

Por Francisco Vidal

Los hermanos Duffer lo lograron. Los creadores de "Stranger Things" consiguieron generar uno de los grandes momentos televisivos del último tiempo con el cierre de la cuarta temporada de la serie. 

Con una expectativa calzada a la perfección por el lanzamiento de esta parte en dos volúmenes y con capítulos de duraciones similares a los de una película, la emoción fue el sentimiento que se impuso a las batallas, la épica, los monstruos y todo lo demás.

Porque Stranger Things es, más allá de la historia sobre un grupo de amigos que se enfrenta a criaturas sobrenaturales que azotan a un pueblo estadounidense en los '80, una serie sobre los vínculos. La amistades, el amor adolescente y las relaciones fraternales maduran al lado de los personajes que nos acompañaron los últimos años en el popular servicio de streaming.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

La ficción es un gran coming of age en el que el principal enemigo no es Vecna, ni El Desuellamentes (qué fea esa traducción, por cierto). Son los miedos, las inseguridades de iniciar una nueva etapa, la idea de crecer y tener que dejar muchas otras cosas atrás. Y eso les cuesta mucho a algunos de los protagonistas, como a Will, por ejemplo, que tiene que entender que muchas veces el amor no es correspondido.

La cuarta temporada de Stranger Things canalizó los logros que había alcanzando en la primera y recuperó la pólvora que la hizo estallar en su lanzamiento: los sentimientos que generaban los referenciados clásicos de los '80, ya sea del mundo del terror o la fantasía, vuelven a ser captados en su esencia. Spielberg, King y hasta los Cazafantasmas tienen aquí otra vez sus guiños, que no se sienten forzados.

La historia está contada en al menos tres líneas paralelas (parte del grupo en Hawkins; Eleven entrenando y buscada por algunos de sus amigos; y Hopper secuestrado en Rusia a la espera de una Joyce que lo va a rescatar), algo que le quita monotonía al relato.

Las peleas contra lo desconocido llenas de efectos especiales están, pero lo más importante -y por momentos hasta sobrecargado- acá son los reencuentros y la potencia transformadora que en esta serie tiene la confianza que viene desde el cariño. 

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Vecna, el tenebroso villano de esta historia, se materializa como un antagonista perfecto que se alimenta de estos miedos. Y ese es otro punto a destacar de esta parte, porque los momentos de terror están y se equiparan con el crecimiento de sus protagonistas, que terminan de convertirse en entrañables. 

Tras un cierre que hizo lagrimear a muchos, todo quedó servido para una quinta temporada, que promete ser el final de una serie que volvió a estar entre lo mejor que tiene para ofrecer la plataforma de la N roja.

Te puede interesar

Netflix perdió casi un millón de suscriptores en seis meses

5 curiosidades de la cuarta temporada de "Stranger Things"

Llegó el final de Stranger Things 4: lo que hay que saber

Lo último

Ahora se conoció el tipo de demencia que apuró el final de Robin Williams

"Adulterio", la serie holandesa que derrocha pasión e intriga

Los autores del robo del siglo cuentan los secretos en un documental de Netflix

Emocionante: así es la película del histórico rescate en las cuevas de Tailandia