Cadena 3

Nueva serie para ver

Tokyo Vice: una investigación apasionante de la mafia yakuza

La ficción de ocho episodios está basada en una historia real de un periodista que a fines de los '90 investigó al crimen organizado en Japón. 

26/04/2022 | 14:55

Por Francisco Vidal

Luces de neón, ruidos de la calle y edificios modernos en una cultura tradicionalista como la japonesa bosquejan el escenario en el que se desarrolla "Tokyo Vice", la nueva serie de investigación criminal de HBO Max que muestra el trabajo de un aventurado periodista norteamericano que se mete en el terreno de la mafia yakuza

En la producción de 8 episodios el actor Ansel Elgort ("Baby Driver", "Amor sin barreras") se pone en la piel de Jake Adelstein, un joven reportero que a fines de los '90 entró a trabajar en uno de los diarios más prestigiosos de Japón y se ocupó de las complicadas aguas del crimen organizado. En uno de sus libros (el homónimo) está inspirada la ficción que llevó adelante J.T Rogers de la mano de cineastas como Michael Mann ("Fuego contra fuego"), quien dirige el primer episodio y también es productor. 

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

La serie muestra cómo Adelstein llega a probar suerte a Japón luego de abandonar la tranquilidad de Misuri (Estados Unidos). Por su enorme capacidad (habla japonés a la perfección, algo que el actor aprendió), ingresa al renombrado periódico Meicho Shinbun, pero con varias limitaciones. En primer lugar, es un extranjero, lo que motiva la discriminación explícita de muchos japoneses. Por otra parte, la relación estrecha entre el medio y la policía le impide desenvolverse con libertad.

Una sucesión de suicidios y extrañas muertes son las que despiertan la chispa inaguantable de este periodista, que apelará a toda su habilidad para de a poco ir ganando contactos y, con la anuencia medida de su editora (Rinko Kikuchi), llegar a historias que tengan trascendencia.

Es así que, tras ganar la confianza de uno de los jefes de la Policía (interpretado por el reconocido Ken Watanabe), se involucra casi sin querer en el submundo de los clubes nocturnos y las disputas entre distintos grupos yakuza, pero siempre como un observador. El honor, los códigos y la venganza son el telón de fondo de los manejos ilegales de esta temida mafia que se involucraba con políticos y policías. 

En el medio estarán los vínculos amorosos y las historias paralelas que se cruzan en el camino del cronista. El trasfondo de una de las chicas de compañía de los pubs que maneja la mafia (una impecable Rachel Keller) y la historia personal de un joven criminal que duda en sus inicios (Sho Kasamatsu) se mezclan en un trabajo que muestra a personajes complejos, que de a poco exponen sus debilidades.

Un detalle importante tiene que ver con los tiempos. La serie se cocina a fuego lento, como un buen plato de carne. Eso quiere decir que por momentos abundan los diálogos o el ritmo desacelera, algo que se ve cada vez menos en los capítulos finales. Si lo que se busca es un policial plagado de escenas de acción, esta no es la opción -los combates y la sangre están, pero en medidas cuotas-. 

"Tokyo Vice" es una locura visual. Un regocijo constante se consigue con planos, movimientos de cámara y una fotografía que se encargan de mostrar a una ciudad magnética, con una mística que por momentos cautiva por su belleza y que por otros repele por su intensidad.

La serie es sobre todas las cosas un mapa de ese Tokio de principios de los 2000 y de la sociedad japonesa en sí, tan llamativa como rígida y exigente. Los amantes del buen periodismo y de las historias sobre crimen no deberían dejarla pasar. 

Te puede interesar

Conspiración y adrenalina, en una nueva serie de Amazon

Llegó el final de Stranger Things 4: lo que hay que saber

Estrena el 17 de julio "María Marta: El crimen del country"

Lo último

Tom Cruise cumple 60 años: 3 películas para ver en Netflix

Conspiración y adrenalina, en una nueva serie de Amazon

El último film de Bruce Willis no tiene salvación

Llegó el final de Stranger Things 4: lo que hay que saber